Google traductor

Menor ocupación adecuada y más subempleo, la actual coyuntura ecuatoriana

0
Los resultados del empleo se relacionan con la evolución de la economía, pero con particularidades propias de la economía ecuatoriana. Actualmente el INEC maneja algunas categorías que deben ser analizadas individualmente.

 

La economía ecuatoriana ha atravesado un importante periodo de recesión y, uno de los factores que caracterizan esta coyuntura es la situación del empleo. El Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos (INEC) evalúa trimestralmente la evolución de los indicadores de empleo mediante la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo.

Este levantamiento se realiza desde el año 1987 en el extinto Instituto Nacional de Empleo, en sus orígenes se manejó una periodicidad anual y desde 1993 la maneja el INEC. A partir de diciembre de 2003 se la modifica y se la trabaja trimestralmente. Desde finales de los años noventa el Banco Central del Ecuador presentaba sus resultados de encuestas mensuales de empleo en las principales ciudades del país. Sin embargo, hace 10 años se comienzan a dar importantes cambios que modifican la forma de medir y sobre todo de interpretar los resultados. Es así como en diciembre de 2007 se revisa la metodología para incorporar cambios, en 2013 se migra al marco de muestreo 2010, en marzo de 2014 se incrementa el tamaño de la muestra y en septiembre se genera un nuevo marco conceptual de la Población Económicamente Activa (PEA). En junio de 2015 se realiza una actualización metodológica de la medición del empleo del sector informal.

Todos estos cambios hicieron que se cuente con una serie de tiempo desde el año 2007 y desde ese periodo se hayan también modificado conceptos como subempleo, ocupación inadecuada, hasta los que manejamos en la actualidad.

La situación de la economía ha tenido una importante relación con la del empleo adecuado. Este indicador se refiere a las personas que por lo menos perciben el salario mínimo, trabajan más de 40 horas a la semana (o menos pero no desean trabajar horas adicionales). Esta categoría es la que más se busca que concentre a la PEA. El valor más alto se alcanzó en diciembre de 2014 con 49,3% de la PEA, en tanto que durante la crisis del año 2009 descendió a 39,2% en diciembre de ese año. Al igual que el crecimiento de la economía, a partir del año 2015 este indicador desciende y, luego de una pequeña recuperación, se lo estima en 40,4% en septiembre de 2017.

Evolución de la ocupación adecuada

Fuente: INEC – Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo

Ante este escenario, el desempleo debería verse afectado, pero de acuerdo a las cifras oficiales no es el caso. Ya que este indicador no ha sido uno de los principales problemas del país. Es así como solamente en los resultados de diciembre de 2009 se alcanzó una tasa de 7%. Esta tasa se ubicó en 5% en diciembre de 2016 pero en el último dato, a septiembre de 2017 descendió a 4,1%.

Evolución del desempleo

Fuente: INEC – Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo

Esto hace que el problema se concentre en las formas de empleo que no son adecuadas ni son desempleo. Anteriormente, se manejaba una categoría subempleo, luego se planteó que el subempleo era una parte de la ocupación inadecuada y finalmente se manejan otras categorías.

El subempleo es definido por el INEC como las personas con empleo pero que percibieron ingresos menores al salario mínimo y/o trabajaron menos de 40 hora a la semana. Estas personas tienen la disponibilidad y la intención de trabajar horas adicionales.  De acuerdo a esta clasificación, el subempleo en el país es de 20,5% en septiembre de 2017, uno de los valores más altos. Es así como en el año 2011, esta tasa se estimó en 9% y, dada la compleja situación de la economía ecuatoriana, se ubica se incrementó a 20,5%, como se mencionó. El incremento de este indicador demuestra que en el Ecuador, al perder el trabajo se generan diversas formas de empleo no regularizadas, pero que permiten generar ingresos para los hogares.

Sin embargo, existen otras clasificaciones que son ajenas al empleo adecuado. En esta línea se tiene el empleo no remunerado, que son las personas que trabajan pero no perciben remuneración, como trabajadores del hogar o ayudantes no remunerados. En septiembre 2017 esta tasa se ubicó en 10,1%, siendo el valor mínimo el 7,1% de diciembre de 2013 y 2014.

La última categoría del INEC se denomina Tasa de otro empleo no pleno. Esta categoría agrupa a las personas que perciben ingresos al salario mínimo y/o trabajaron menos de la jornada legal, pero no desean trabajar más. Es así como de acuerdo a esta clasificación, en el mes de septiembre de 2017 el 24,7% de la población no tiene un empleo adecuado, pero no busca tenerlo. Este indicador es de gran importancia ya que es un porcentaje importante de la PEA de personas que por uno u otro motivo, están satisfechos con su condición laboral, a pesar de no cumplir con las condiciones de un empleo formal.

Empleo no adecuado

Fuente: INEC – Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo

La situación del empleo en el Ecuador es un reflejo de la compleja coyuntura que atraviesa la economía del país. No obstante, los cambios de metodología y conceptos han llevado a que se manejen distinta categorías, las mismas que permiten ver que en el país una reducción de la ocupación adecuada se traduce principalmente en subempleo, ya que la suma de ambos en el período analizado varía entre el 56% (2011 y 2012) y 61% (2007, 2015, 2016 y 2017), con un promedio de 59% en el período. No deja de llamar la atención que en el país cerca del 25%, a pesar de sus deficientes condiciones laborales, no busquen mejores oportunidades de trabajo. De todas maneras, es fundamental seguir trabajando en la implementación de políticas que fortalezcan la generación de fuente de empleo adecuadas.

Fuente: EKOS.

Deja un comentario

(+593 2) 227 3533    cdes@cdes.org.ec