Google traductor

No más política de escuelas del milenio sino educación comunitaria

0

Por el especialista Luis Montaluisa: Doctor en Ciencias de la Educación, actualmente ejerce la docencia en semiótica en las aulas de la Pontificia Universidad Salesiana. Es quichuahablante y acompañó al movimiento indígena ecuatoriano en la demanda y creación de la Dirección Nacional de Educación Intercultural Bilingue (DINEIB), de la cual fue su primer director entre 1988 y 1991.

El anuncio del Ministro de Educación sobre prescindir de las “escuelas del milenio”, es un motivo para señalar el camino a seguir en educación, para la construcción de un país con desarrollo sustentable e identidad propia.

En una educación auténtica, los centros educativos se gestan en las propias comunidades. Ellas, no deben ir en busca de las “escuelas del milenio”. Las escuelas del milenio son parte de la política continuista de las transnacionales que se han cambiado de nombre. En la década de 1970 se llamaba “nuclearización”. A partir de 1990 se llamaron “centros educativos matrices”. En el 2000 se llamaron “redes amigas”. En 2007 escuelas del milenio, y escuelas del Siglo XXI.

Los gobiernos de diferentes países del mundo han utilizado la demagogia de dotar de infraestructura de relumbrón a pocas decenas de establecimientos, desatendiendo a los miles de establecimientos educativos. Se manipula el imaginario de la comunidad llevando a los medios de comunicación y a representantes de organismos como UNESCO, UNICEF, etc., a visitarlos. Se muestra estos establecimientos con “tecnología de punta” para convencer que realizaron un cambio en educación. Sin embargo, en ellos no hay una mejora educativa. No se forma para la vida, ni se promueve nuestras lenguas y culturas. El currículum nacional de más de mil páginas es un mamotreto, fruto de las “asesorías” de las transnacionales educativas, no sirve para la pedagogía ni la discusión crítica de los actores sociales. Éste debe ser un documento inspirador-referencial, de menos de cien páginas. El aparato administrativo debe ser austero, pocas subsecretarías y pocas direcciones nacionales.

La política educativa debe ser que todos los establecimientos educativos sean atendidos por igual. Cada uno de ellos, debe contar con un huerto educativo con riego para que las personas tengan contacto intelectual y afectivo con los cuasiciclos de la naturaleza, de las plantas, los animales, y las personas. La lecto-escritura, las matemáticas y las ciencias deben ser enseñadas como códigos semióticos. A cada estudiante hay que dotarle de una computadora con internet.

La interculturalidad y la plurinacionalidad es compartir el poder entre todas las nacionalidades. La interculturalidad no es diálogo de saberes, sino el ejercicio de cada una para dirigir su educación y su desarrollo. El Estado debe crear condiciones para ello. El sistema de educación intercultural bilingüe SEIB requiere:

1) Fortalecer el proceso de elaboración de textos educativos en las 14 lenguas para todos los niveles. Al momento recién se está elaborando para el primer año de educación básica.

2) Retomar la formación y capacitación docente de hablantes de lenguas indígenas. La UNAE cuenta con pocos estudiantes, muchos de los cuales no hablan lenguas indígenas. En convenio con universidades, se tiene que volver a formar docentes en los seis Institutos Pedagógicos Bilingües.

3) Diseñar el currículum de cada nacionalidad con una estructura sencilla para manejo creativo de los actores educativos. Al momento solo hay la pasta y un borrador “adaptado” del mamotreto nacional.

4) Reestablecer las direcciones de educación intercultural bilingüe de las nacionalidades indígenas con un equipo técnico conformado por personas con experiencia pedagógica y lingüística para la elaboración de materiales, la capacitación y seguimiento al proceso educativo. Las escuelas comunitarias cerradas deben ser inaugurarse nuevamente.

5) Las autoridades del SEIB deben ser elegidas en concursos transparentes con veedurías. Las personas técnicas hablantes de lenguas indígenas deben tener nombramientos y no solo contratos.

 

Deja un comentario

(+593 2) 227 3533    cdes@cdes.org.ec